La identidad es lo que me define y lo puedo transmitir a través de mi forma de pensar, hablar, caminar, vestir y actuar. Es decir define quien soy, y sin hablar mucho las personas pueden darse una idea de quien soy.

Necesitamos conocer y creer quienes somos en Cristo para vivir una vida cristiana efectiva, entendiendo que nuestra identidad en Cristo es vital para nuestro éxito. Tu verdadera identidad es lo que eres “en Cristo”. Cuanto más de acuerdo estás con Dios acerca de tu identidad en Cristo, más reflejará tu comportamiento tu identidad dada por Dios.

mi verdadera identidad

(Juan 1:12) A todos los que la recibieron, a los que creen en su nombre, les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios.  

Mi identidad en Dios es eterna y esta basada en su naturaleza, y en la forma en la que piensa y actúa tomando como base su Amor, Justicia, Santidad y Deidad. No lo que veo a través de mis ojos o lo que aprendo a través de sabiduría humana.

Aunque mis sentimientos pueden cambiar de un día a otro, mi identidad NO debe variar. Mis sentimientos no deben determinar quien soy, ni lo que tengo que hacer. Es mi identidad, la que proviene de Cristo la que determina como actúo, lo que hago, lo que digo y como me siento.

El Espíritu Santo nos dice en Efesios 2: 5 -6 “Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo, por gracia sois salvos.  Y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar con Él, en lugares celestiales en Cristo Jesús.”

Quiere decir que cuando el enemigo viene contra nosotros, no lo miramos de frente, lo miramos desde arriba. El enemigo y nosotros no estamos al mismo nivel.

mi verdadera identidad

Cuando tenemos un encuentro con Cristo, encontramos nuestro verdadero origen e identidad. Tú y  yo somos el resultado de los planes de Dios. Dios ha pensado todas las cosas desde el principio y nos conoce desde antes de nacer, así como conocía a Jeremías y así como dice la Biblia que Jesús es el Cordero inmolado desde el principio del mundo. ¡Tu origen es importante!

Creo que aveces nos afanamos mucho por destacarnos profesionalmente, que intentamos ser buenos hij@s, espos@s padres etc… y todo esto es muy importante Dios nos manda a hacerlo, pero para lograr desarrollar cada una de las actividades de nuestra vida diaria correctamente tenemos que rendirnos a Dios ¡Tu identidad no es algo que tienes que buscar! Dios la tiene, y cuando estés dispuest@ Él te dirá exactamente quien eres, el propósito por el cual fuiste cread@ y hacia donde te debes dirigir!….

mi verdadera identidad

About the author

Leave a Reply